Cine-club: Fort Apache (1948) de John Ford. Martes 19 de marzo a las 20:00 en CSOA La Morada

19M_Cine_White Bird's Little Big Horn

De un país en el que las batallas entre guerreros y soldados todavía podían perderlas los soldados, de allá viene la película que veremos a las ocho del martes, en el cine-club de La Morada. Tras bregar con la puesta en escena silogística de Elia Kazan, vamos a lavarnos los ojos con John Ford.

Fort Apache es de 1948, principios de la Guerra Fría, y de 1870 y pico, finales de la Guerra de Secesión, principios de las “Guerras Indias”. Los militares siguen teniendo trabajo, por ejemplo guardando fronteras. En el puesto fronterizo de la película reclutas, oficiales, veteranos, inmigrantes, mujeres, maridos, madres, padres y demás predicados, a veces mezclados, viven en armonía. En relativa armonía incluso con su afuera, los apaches. Igualados en su servidumbre, que es voluntaria. Y por más que en el ejército se trate de hacer del hombre un “tipo”, resulta que encontramos varios tipos de hombres, escala 1:1, por cierto, cada personaje, un tipo singular. De hacerlos aparecer, de sacarlos del anonimato, se ocupa Ford. Este alegre y delicado equilibrio se romperá con la llegada del teniente coronel Owen Thursday. Criado en West Point y recreado en Europa, capaz de someter la realidad a sus concepciones-aspiraciones (desea la Gloria así, con mayúscula, y la logrará: Print the legend), Thursday es un jefe, y un jefe sólo se justifica por quienes creen en él. Y los soldados de Fort Apache creen. Sus vidas son el sistema y la vida no se cuestiona. Lo que no debería ser, nos decimos, nos diremos quizá mañana, es, y es desgarrador.

19M_Cine_Print the legend

Al final de Fort Apache, cuando John Wayne mira la caballería a través de la ventana, sentimos que vuelven a partir hacia el matadero. No hay ninguna escena de sadismo cuando Ford filma la guerra, jamás el mínimo trazo de complacencia. Nunca veremos a un tipo ensartar a otro. Cuando Ford siente fascinación por el teatro militar, hace de él un ballet, es algo totalmente distinto. No hay fascinación ideológica.

Anuncios

Cine-club: The Visitors (1972) hoy martes 12 de marzo 20:00 en CSOA La Morada

De mujeres errantes a hombres estáticos.

Tras esta sucesión de películas de vagabundeo femenino, llegamos a otro estado del movimiento, ahora estático, pero igualmente resistente. Como una alegoría física, la inercia precipita el pasado sobre quien trata de ubicarse definitivamente. Un encuentro con lo que la masculinidad implica.

12M_cineclub

La condición de delator de Elia Kazan con la que ha pasado a la historia, en otra de sus formas para plantearse el conflicto.The Visitors (1972) es el hombre junto a la anterior mujer y, realmente, no se resuelve mucho más seguro.

El martes 12 de marzo. A las 20.00 en el cine-club de La Morada.

HOY a las 20:00 cine-club de La Morada: “Wendy y Lucy” de Kelly Reichardt (2008)

Este martes, continuando con la deriva del cine-club de La Morada, proyectaremos “Wendy y Lucy”, de Kelly Reichardt (2008).

Una pequeña película en los márgenes del cine americano reciente. Un relato construido con escasos elementos, reducidos a un pequeño acontecimiento: una detención obligada, un sacrificio injusto, una separación forzosa; que se constituye como un pie de foto, un comentario microscópico al estado de las cosas. Es también una historia de amistad, claro, entre Wendy y su perra Lucy. También es una historia de dinero, de su escasez, de su capacidad para marginar, apartar, arrinconar. De robos y policias. Tambien de un tiempo lúgubre,  y de un espacio deprimente. Y es la historia de una huida de ese tiempo y ese espacio que se ve truncada, condicionada: de un desertar que supone sacrificios y abandonos. ¿Podemos desertar sin compañía?
wendy_lucy_critica1

Al hilo de “Sin techo ni ley”, de Agnes Varda, que proyectamos la semana pasada, se propuso esta película que donde había movimiento, propone detención, donde había incomprensión, empatía, donde promiscuidad, fidelidad. Pero que nos muestra la misma jodida soledad, la misma fragilidad, la misma obcecación, el mismo impulso, el mismo rechazo.
Nos vemos hoy martes a las 20h como siempre!