Cómo y por qué desalojar de manera irregular un centro social

(Claves para entender qué tienen en común Blesa, la inmobiliaria InmoGlaciar, el Hogar Social Madrid y la Delegada del Gobierno)


La historia del CSOA LA MORADA comenzó en 2012, al calor del 15M. Durante cuatro años fue un centro especialmente abierto al distrito de Chamberí y a múltiples colectivos sociales que encontraron allí un techo para desarrollar sus actividades. Como todo centro okupado, siempre estuvo bajo la amenaza de un desalojo, pero sus “moradorxs” nunca imaginaron que éste se llevaría a cabo bajo el marco de la ilegalidad y en unas circunstancias más que cuestionables.

LA MORADA era un centro de barrio, de vecinos y vecinas, de actividad cultural, solidaria y reivindicativa. Abría sus puertas a las siete de la tarde y cerraba a las once de la noche. Nadie residía allí. Entre sus actividades de más éxito estaban los talleres de swing, cine-club, yoga, tango, teatro, música, inglés, etc., (todas ellas actividades abiertas al público, gratuitas y autogestionadas). Albergaba dos Grupos de Consumo (Olavide Verde y el Huerto Encantado) y a la Despensa Solidaria (que repartía, de forma autogestionada, alimentos a familias con necesidad). También acogía a las asambleas de colectivos como Chamberí Antirracista, No Somos Delito, Decrece Madrid, Yo Sí Sanidad Universal, etc. LA MORADA se caracterizaba por ser un centro especialmente abierto, que cedía el espacio a los colectivos que lo necesitaban. Chamberí es uno de los distritos de Madrid que cuenta con un porcentaje más bajo de dotaciones socio-culturales por habitante, por lo que un centro social como éste era bien recibido entre muchos de sus vecinos.

El edificio, que se liberó en 2012 en la calle Casarrubuelos, llevaba más de 10 años abandonado en una zona calificada como suelo industrial. Fue carne de especulación, primero por la familia López Brea, luego por el Banco Santander y finalmente por la inmobiliaria InmoGlaciar (quien lo adquirió estando ya ahí instalada LA MORADA). Esta inmobiliaria, cuyo propietario es Ignacio Moreno, tenía abierto un proceso judicial contra sus okupantes.

LA MORADA apareció en prensa recientemente cuando, a finales de marzo, se admitía a trámite la querella interpuesta por el TRIBUNAL CIUDADANO DE JUSTICIA contra BLESA y una veintena de directivos de CAJA MADRID por la sobretasación de inmuebles por parte de esa entidad y la concesión de hipotecas basura que llevaría a la quiebra de la Caja y cuyo rescate hemos terminado pagando todos.

El día 31 de marzo el TRIBUNAL CIUDADANO DE JUSTICIA daba una asamblea-rueda de prensa en el Centro Social Okupado y Autogestionado LA MORADA para hablar sobre su querella contra BANKIA.

Casualmente, tan solo unos días después, el 20 de abril, LA MORADA ERA DESALOJADA DE MANERA TOTALMENTE IMPROCEDENTE, en contra de la orden del juez que llevaba el caso y que meses atrás HABÍA DENEGADO LA SOLICITUD DE DESALOJO pedida por la inmobiliaria InmoGlaciar.

Ante la resolución del juez, esta inmobiliaria decidió el 20 de abril actuar por cuenta propia, contratando dos guardas de seguridad que de madrugada REVENTARON LA PUERTA del edificio y se encerraron dentro. A primera hora de la tarde acudieron al lugar muchos usuarios y usuarias para protestar por el allanamiento del centro social. La inmobiliaria avisó a la policía y ésta, tras un desorbitado despliegue, procedió a la detención de 32 personas, a pesar de que no se había producido ningún altercado violento. Durante varias horas una abogada trató de hablar con la policía in situ, pero los efectivos de la policía SE NEGARON UNA Y OTRA VEZ a remitirla a su mando. A las once de la noche por fin la abogada consiguió mostrarle al mando policial el documento que acreditaba que un juez había denegado el desalojo, y explicarle que estaban cometiendo un desalojo improcedente. La respuesta del mando fue contundente: “ME DA IGUAL ESE DOCUMENTO, NOSOTROS CUMPLIMOS ÓRDENES DE DELEGACIÓN DE GOBIERNO”. De esta manera quedaba claro que LA DELEGADA DE GOBIERNO HABÍA ORDENADO a la policía proteger a los guardas de seguridad privada que habían reventado las puerta del centro horas antes, sin tener en cuenta la situación judicial del edificio.

Esta PROTECCIÓN POR PARTE DE LAS FUERZAS POLICIALES DE UNA ACCIÓN ILEGAL (en contra de la orden de un juez) como es el allanamiento, se ha prolongado hasta la actualidad con un coche patrulla de la policía permanentemente colocado en la puerta del centro. El objetivo de la inmobiliaria Inmoglaciar es la demolición del edificio para la posterior construcción de viviendas de lujo.

Las 32 personas detenidas la tarde del desalojo, con edades que van desde los 16 hasta los 70 años, se encuentran en situación de desamparo. A fecha de 31 de mayo seguían sin tener acceso al atestado y desconocen por tanto las acusaciones que recaen sobre ellas. Por fortuna, numerosas muestras de solidaridad y apoyo han llegado desde las asociaciones del barrio y numerosos movimientos sociales de Madrid y otras partes del país.

Los Centros Sociales Okupados y Autogestionados prestan techo a muchas iniciativas ciudadanas, tanto de carácter cultural como de activismo social. Una revolución social como la que supuso el 15M no habría sido posible sin la existencia de los CSOA y los colectivos que éstos albergan. ¿Es coincidencia que este allanamiento y posterior desalojo irregular de LA MORADA ocurriera pocos días después de que el TRIBUNAL CIUDADANO DE JUSTICIA diera su rueda de prensa sobre la querella contra BANKIA en este CSOA que les estaba acogiendo?

Quizás la inmobiliaria InmoGlaciar eligió por su cuenta y riesgo cometer un allanamiento el 20 de abril, pero: ¿por qué Delegación de Gobierno decidió entonces proteger esa acción ilegal? ¿Y se arriesgaría una inmobiliaria a cometer un allanamiento si no supiera de antemano que contaría con el apoyo de la policía?.

Durante el desalojo improcedente del centro social, se encontraba en la calle (y oculta en un coche) una integrante del HOGAR SOCIAL MADRID que grabó imágenes de los activistas y difundió el vídeo por internet. Media hora más tarde la policía detenía a 32 personas entre las que estaban dentro del centro y otras muchas que se encontraban fuera. ¿Se trataba de una encerrona? ¿hace falta recordar que el Hogar Social Madrid es una organización neonazi y que el pasado día 21 de mayo se manifestó por las calles de Madrid con consignas claramente racistas y fascistas (manifestación AUTORIZADA POR LA DELEGADA DEL GOBIERNO)?

¿Qué tienen en común la INMOBILIARIA DE IGNACIO MORENO, el HOGAR SOCIAL MADRID y la DELEGADA DEL GOBIERNO para que COINCIDAN Y SE ALÍEN en una acción que da lugar a un desalojo improcedente de un CSOA y a 32 detenciones? ¿y por qué se permite y protege desde el Gobierno la inminente demolición de un edificio cuya situación judicial estaba* sin resolver? ¿Suponía un problema para el Gobierno un CSOA que se había atrevido a dar techo al Tribunal Ciudadano de Justicia para sus gestiones y posterior presentación a prensa de la querella popular contra Bankia?

*Casualmente (de nuevo) a fecha de 31 de mayo la Audiencia Provincial de Madrid ha archivado definitivamente el proceso abierto contra cuatro activistas del centro social LA MORADA, a los que InmoGlaciar acusaba de usurpación desde noviembre de 2015. ¿Se temía la inmobiliaria esta resolución negativa para ella y por eso decidió tomarse la justicia por su mano y proceder por vías no legales? ¿o es que esta resolución libera de alguna manera la posibilidad de demoler el edificio por parte de la inmobiliaria? ¿por qué llega justo en este momento? Demasiadas incógnitas que apuntan a un entramado más que cuestionable.

Si alguien duda a estas alturas de por qué a los poderes políticos y económicos no les interesa en absoluto la capacidad de la población para auto-organizarse, que se lo haga mirar…

Pero LA MORADA no son cuatro paredes, es un conjunto de personas y colectivos dispuestos a seguir reclamando sus derechos, a hacerse preguntas y a luchar. LA MORADA VIVE. Continuará…

 

 

Anuncios